Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Los clubes escolares como estrategia para aprender

(28 de septiembre de 2018)
 
 

Las escuelas nuevamente abrieron sus puertas para recibir a los alumnos. Niñas y niños de nuevo ingreso llegaron a su colegio. La mayoría de los chiquitines entusiasmados, algunos con cierto temor al sentirse sin la compañía de sus padres y uno que otro, contrariado. Sin duda, las primeras semanas del ciclo escolar se convirtieron en largas jornadas de inquietud y espera.

El período escolar recién iniciado, tendrá sus novedades. Por ejemplo, en el nivel preescolar, iniciarán con programa de estudio y libros nuevos; los niños de primero y segundo de primaria estrenarán  materiales, los adolescentes de primer grado de secundaria también abordarán el nuevo currículo, serán los primeros destinatarios del Modelo Educativo autorizado por la Secretaria de Educación Pública para ciclo escolar 2018-2019. De tal forma que  los primeros grados de la educación obligatoria se apegarán a la propuesta curricular basada en aprendizajes clave.

Autonomía y Clubes

Uno de los componentes del modelo vigente, corresponde a los ámbitos de autonomía curricular, misma que por decreto rubricado con fecha del 31/05/2018 por el Secretario de Educación y  publicado en el Diario Oficial de la Federación, establece los lineamientos para su integración, implementación en los centros escolares y los criterios para ser evaluados. Por ello, días previos al inicio de clases, directivos y docentes de las escuelas de educación básica, ocuparon buena parte del tiempo en el diagnóstico y diseño de proyectos de los clubes, considerando los ámbitos sugeridos por la Secretaria de Educación Pública. Cabe señalar que la normatividad, faculta al colectivo del plantel a crear su club o apoyarse con algún oferente externo cuya propuesta atienda las necesidades y expectativas de la comunidad estudiantil.

¿Qué deberá entenderse por club? Si bien, el diccionario la define como “Asociación de personas con intereses comunes que toman parte en actividades recreativas, deportivas o culturales”, para la SEP, un club es “Espacio curricular que responde a los intereses, habilidades y necesidades de los alumnos”,  éstos podrán organizarse con base a los ámbitos establecidos  en los Lineamientos: 1. Ampliar la formación académica, 2. Potenciar el desarrollo personal y social, 3. Nuevos contenidos relevantes, 4. Conocimientos regionales y 5. Proyectos de impacto social. Para cada uno, los docentes de cada plantel, tendrán a posibilidad de crear los clubes a partir de las necesidades de los alumnos, condiciones de la infraestructura escolar, aptitudes y habilidades de los docentes para brindar a la comunidad estudiantil, una oferta atractiva, lúdica, motivadora, interactiva y pertinente, pues, no se trata de ocupar  el tiempo en actividades aburridas sin creatividad ni intencionalidad,  más bien, es una estrategia didáctica cuyo diseño  favorece la convivencia, socialización y aprendizaje significativo a partir de una serie de actividades, con materiales y situaciones en las que los niños activarán sus conocimientos, desarrollarán sus habilidades, fortalecerán actitudes positivas hacia el estudio y el logro de otros aprendizajes esperados.

Sin duda, el planteamiento del modelo educativo representa desafíos para los docentes y directivos, incluso para los padres de familia y tutores, aún más para los chicos, pues tendrán la posibilidad de integrarse con compañeros de otros grupos y grados escolares, realizar otras actividades y ejercicios con más maestros; prácticamente, la jornada escolar se hará menos rutinaria, más dinámica y entretenida. Desde luego, la planeación y organización de los períodos para el trabajo en los clubes deberá apegarse a los horarios, los cuales al ser respetados, permitirá optimizar el tiempo y el logro de resultados satisfactorios para todos (alumnos, docentes y padres).

Los tiempos actuales demandan cambios, no sólo de contenido, también de forma; si evoluciona la sociedad, la escuela también y los maestros son parte de esa dinámica. Por consiguiente, el magisterio escribirá otras páginas, primero en su laboriosa vida profesional, otra más, en la vida de las escuelas de educación básica y la historia del propio sistema educativo mexicano, con la encomienda de  implementar los clubes -en este ciclo escolar- con el propósito de garantizar el máximo logro de aprendizaje de los educandos.

Docentes y alumnos experimentarán en los clubes; los primeros podrán en juego sus habilidades y aptitudes; los segundos, a partir de sus intereses y necesidades, aprenderán a través de actividades lúdicas, divertidas y novedosas.

Nuevos programas de estudio, materiales de lectura para los estudiantes y una modalidad de trabajo con intencionalidad  didáctica que los maestros de educación básica se atreverán a realizar durante el presente período lectivo.

 
 
Texto y fotos: Enviados por Teresita Durán Vela, el 27 de septiembre de 2018