Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Día del Libro Infantil

(1 de abril de 2017)
 
Detalle de portada del libro "Huellas de pájaros" de Ramón I. Suárez Caamal
 

Si usted me permite, con estas palabras dibujaré –como hacen los párvulos– una montaña de nubes; pintaré con el arco iris las plumas del tucán, la cola del pavo real; esbozaré con un pedazo de carbón, las líneas de una cebra,  o mejor,  las rayas de un tigre feroz. En la memoria, se agolpan coloridas mariposas, ranas que salpican en los charcos y seducen con su canto a los mosquitos por la tarde. ¡Cómo olvidar las tardes de lluvia corriendo bajo los chorros de agua! Recuerdos frescos a través de la escritura que evocan escenas cercanas cuando se leen.

Es tiempo de sentirse niño, abrir las manos para arropar un polluelo, tomar una escoba como cohete, modelar un corazón para mamá, y hasta, escribir las primeras letras del nombre de papá. Reír a carcajadas por la caída de una foca o llorar por la desaparición del abuelo; sentarse cómodamente en las piernas de mamá para escuchar la lectura de un cuento favorito; acurrucarse en el sofá para escuchar las leyendas que lee papá o, bien, sentarse para escuchar la lectura en voz alta de la maestra en el salón.

Leer es una aventura. Difícil de imaginar hasta donde puedes llegar cuando sigues línea a línea, párrafo tras párrafo, y de repente, el diálogo entre personajes durante un largo viaje para llegar a un sitio desconocido.

Los libros tienen un encanto que atrapa. Así sea un lector pequeño, un arriesgado adolescente en la nave espacial más sofisticada o el joven galán de la novela, en cada texto la historia envuelve a los lectores. Leer es como subirse a un vehículo para emprender la travesía arropado por las páginas, interactuar con los personajes, emocionarse o sorprenderse; tender un puente entre el lector y el texto.

Es tal influencia de los libros en la vida de las personas, que en las últimas décadas más creadores se ocupan de escribir para niños y jóvenes, ofreciendo obras literarias que  desde la infancia regalan experiencias motivadoras para cultivar el gusto por la lectura.

Desde 1967, la International Board on Books for Young People (IBBY) en honor al natalicio de  Hans Christian Andersen (autor de La sirenita, El patito feo, El ruiseñor, entre otros cuentos) se instauró el 2 de abril como “día internacional del libro infantil y juvenil”. Para más ideas e información, consulte www.ibbymexico.org.mx

La lectura no debe ser considerada como actividad exclusiva de la escuela, ni como la única vía para el estudio y el aprendizaje. A través de los libros, los niños –desde edades tempranas– empiezan a construir aprendizajes a través de sus experiencias lectoras pues se acercan al conocimiento, exploran otras culturas, conocen teorías, amplían su información, reafirman lo aprendido; también, tienen el derecho y la libertad para abrir otras ventanas, relacionarse con diferentes textos, consultar otras fuentes, reconocer otros autores, coleccionar títulos, consultar en otros sitios y leer, leer por gusto y por placer.

¡Celebremos a los libros, leyéndolos!

31 de marzo 2017.

 
Portada del libro "De todos modos" de Santiago Canto Sosa
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán Vela, el 31 de marzo de 2017