Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
Columna de Teresita

Calakmul, riqueza milenaria del mundo

(2 de julio de 2014)
 
 

México recibió con júbilo la noticia del nombramiento Patrimonio Mixto de la Humanidad a Calakmul. Título conferido por la UNESCO hace apenas unas semanas a una porción del estado de Campeche, cuya grandeza cultural enclavada en el corazón de la reserva de la biósfera, adorna el paisaje de las más de 720 mil hectáreas de bosques tropicales.

El  ecosistema de Calkamul alberga diversas especies de aves, mamíferos, reptiles, mariposas, orquídeas de extraordinaria lindeza, además de ser el refugio del felino –el jaguar- más grande América; un sitio exuberante que oxigena la vida  de  los seres vivos. Esa magnificencia natural, tiempo atrás fue tierra de la civilización maya, región donde permanecen vestigios milenarios de una de las civilizaciones de Mesoamérica. La herencia cultural y el paisaje natural de Calkamul, le han valido la inscripción al Catálogo de Patrimonio Mixto.

No se trata de un nombramiento cualquiera, para el país tiene un gran valor ante estados miembros de la Asamblea General de la ONU; es la nación del continente americano con más designaciones. Para el estado de Campeche, equivale a un reconocimiento internacional que sitúa a Calakmul como zona de interés arqueológico, destino turístico, potencial de desarrollo económico y hasta, como provincia para el desarrollo de proyectos ecológicos. Un  gran logro que cifra expectativas de crecimiento, ¿y el desarrollo social de los habitantes de la zona?

 
 

Más allá de una macro inversión de capitales, valdría la pena atender las necesidades mínimas de servicios públicos en las comunidades que se localizan en la extensión de la reserva; impulsar proyectos productivos para mejorar los ingresos de las familias locales, capacitar a los habitantes de los ejidos para mejorar su actividad artesanal y/o agrícola, concientizar a los trabajadores del campo para que sean los primeros custodios de los bosques, evitar la tala clandestina y comercialización de maderas, mejorar la imagen de los centros poblacionales, fomentar el cuidado del medio ambiente, habilitar a los vecinos en el manejo de la información básica acerca de la ubicación de los sitios arqueológicos, mejorar la infraestructura en caminos, construir servicios turísticos, etc…tanto por hacer si se desea mostrar a la colectividad de los otros continentes,  el patrimonio cultural y natural que poseemos los campechanos y quienes construyeron sus casas en esa pródiga región.

La tarea es titánica. Las monumentales construcciones permanecen, los bosques respiran, ¿quiénes dedicarán su tiempo, creatividad y recursos para crear las condiciones necesarias para hacer del Patrimonio Mixto de Calakmul un lugar del conocimiento, la cultura y destino turístico? Quizá la administración estatal actual no concluya sus proyectos, pero habrá dado los pasos iniciales para consolidar el plan de inversión. Como oferta turística nacional y mundial, requiere millonario presupuesto, sólida infraestructura, calidad humana y visión compartida entre empresarios, gobiernos y lugareños.

El Comité del Patrimonio Mundial de la Asamblea General de la ONU eligió bien. Corresponde a los ciudadanos mexicanos, residentes en las comunidades de la reserva, habitantes, gobernantes de Campeche, proteger lo nuestro; compartir con las demás naciones y su gente, la herencia cultural y riqueza natural, en el presente y futuro.

Julio 2014.

 
 
 
 
Texto: Teresita Durán Vela, 02/07/ Imágenes: http://smaas.campeche.gob.mx/ - http://www.inafed.gob.mx/work/enciclopedia