Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
Columna de Teresita

Aprender y preservar la lengua materna

(20 de febrero de 2014)
 
 

Las lenguas maternas son el vehículo principal para la conservación de la diversidad, cada comunidad es poseedora del instrumento social por excelencia. la lengua que hablan sus habitantes se convierte en el mejor medio para la preservación del patrimonio cultural. Es tal su importancia, que la UNESCO ha declarado el 21 de febrero como día internacional de las lenguas maternas.

La adquisición del lenguaje oral es una facultad humana, su aprendizaje es posible gracias a la interacción lingüística, la convivencia y formas sociales que los usuarios de un sistema de lengua practican en su vida cotidiana, por tanto, las lenguas locales que se hablan en el mundo validan su permanencia y conservación. En la medida que los hablantes hacen uso de ella, reflejando en sus formas de expresión, estructuración sintáctica y reglas semánticas, la naturaleza de su propio sistema de comunicación, se afianza la existencia de cada lengua. La diversidad lingüística forma parte del patrimonio mundial, todas las lenguas y culturales, constituyen el universo plurilingüístico disperso en las naciones del orbe.

En México, mucho antes de la llegada de los españoles, las culturas fueron poseedoras de su cosmovisión, credos, dioses y su lengua; hoy día en el país, subsisten algunas lenguas y dialectos indígenas. En regiones como la Península de Yucatán, Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Hidalgo, Puebla, Estado de México, Chihuahua, principalmente, hoy día, su lengua materna se conserva. De acuerdo al Instituto Nacional de Lengua Indígenas, los estudiosos distinguen: familias lingüísticas (maya, seri, chontal, náhuatl, totonaco, entre otras), agrupaciones lingüísticas (zoque, tzeltal, otomí, ch'ol, yaqui, mixe, por mencionar algunas) y variantes lingüísticas. De acuerdo a la naturaleza fonológica, sintáctica y semántica, cada una tiene sus propios rasgos. Cada sistema de lengua es convencional y los usuarios de él, depositarios de una riqueza intelectual y cultural, que los distingue ante cualquier otra civilización. De acuerdo al Censo 2010 del INEGI, ha publicado un catálogo los hablantes de lenguas indígenas (de 5 años en adelante) y destaca: Náhuatl (1 544 968), Maya (786 113), Zapoteco (425 123), Mixteco (471 710), Chontal de Tabasco (36 810).

Las lenguas indígenas, el español, inglés, francés, italiano, portugués, chino, árabe, alemán, coreano, por citar algunas, también son lenguas maternas. La UNESCO, reconoce las lenguas locales como patrimonio cultural e intelectual, como bien afirma la Institución, “las lenguas son un vehículo de habilidades locales”(2013); recomienda la importancia de la adquisición de la lengua materna desde la primera infancia, la educación de los niños de la lengua nacional y el acercamiento a un idioma internacional.

Al considerar la situación actual de un mundo digital, con diversidad cultural y plurilingüe, el riesgo de algunas lenguas indígenas en el país por extinguirse, asoma y se esparce aceleradamente en las familias, por ello, la importancia de aprender en el seno del hogar la lengua materna, la necesidad de contar con materiales impresos e intensificar proyectos editoriales, con libros, publicaciones diversas, el uso de la escritura y lectura de textos, para contribuir al resguardo de la herencia de generaciones pasadas.

Las familias campechanas cuya lengua es indígena están experimentando, la influencia de otros patrones culturales, no significa negar el aprendizaje de su patrimonio filológico; el hogar es el lugar idóneo para adquirir una lengua, los relatos orales de los padres y abuelos, son fuente viva, para procurar la conservación del idioma maya. Se hacen esfuerzos gubernamentales, faltaría un fortalecimiento en la investigación local y la creación de redes académicas, pues son contados los mayistas campechanos cuyo trabajo contribuye al rescate y preservación de la lengua de nuestros cotérraneos, por citar Domingo Dzul Poot, Cessia Chuc, Romualdo Méndez, Blanca Campos, Briceida Cuevas.

La diversidad lingüística en el mundo y en el país, es parte de la riqueza cultural de los pueblos, su preservación está en juego; adquirir una lengua materna, aprender otra y convertirse en hablante multilingüe son los desafíos de la humanidad, en este siglo. La educación es una opción para crear una cultura escrita de las lenguas y posibilitar la inclusión social, independientemente del origen, idioma o creencias religiosas.

San Francisco de Campeche, Cam., 20 de febrero de 2014.

 
 
 
Texto y fotos: enviados por Teresita Durán Vela, el 20 de febrero de 2014