Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
Columna de Teresita

Sociedades Culturales. Espacio para la convivencia

(2 de abril de 2013)
 
Algunos integrantes de "Atenea Becaleña", en la radiodifusora XEBAL (1999)
 

La historia de los pueblos se escribe día a día, el quehacer de los habitantes y los sucesos impulsan el desarrollo en los diferentes ámbitos de la vida social. Es posible, encontrar grupos creados a favor del deporte, la producción, cultura, religión o política, cada uno con fines propios, organización interna y financiamiento.

El nacimiento de una agrupación con los fines establecidos desde el inicio de su fundación, son los motores que impulsan el trabajo comunitario. Casi siempre, la constitución se convierte en un acontecimiento: toma de protesta, plan de trabajo, cuotas, comisiones, etc… En la medida que el entusiasmo se conserve y el compromiso de los asociados esté vigente, el trabajo sin fines de lucro cristalizará; cuando las condiciones cambian, el interés desaparecerá, entonces, se dejarán de celebrar los aniversarios como institución…

La sociedad civil organizada es parte del capital social, capaz de generar su propio desarrollo, impulsar proyectos, vigilar el buen uso de los recursos públicos, aportar ideas para fortalecer acciones gubernamentales, entre otras funciones. Sin embargo, su existencia puede ser vulnerada debido a intereses personales de algunos socios, a la falta de compromiso con la misión o simplemente, cuando no existen bases que sustenten la existencia de las agrupaciones. Significa que no basta con constituir una agrupación civil  para gozar de beneficios fiscales, económicos o de status social; cuando no hay dirección en su existencia, falta de una misión y de propósitos, todo grupo corre el riesgo de desaparecer. Por lo general, los miembros fundadores, se aferran a los ideales de la constitución del grupo, mantienen en la mayoría de los casos, el entusiasmo, pero a medida que pasa el tiempo, el grupo envejece y en los socios, paulatinamente se esfuma el espíritu de unión.

Cada año se convierte en una renovación de compromisos, casi siempre voluntarios y altruistas, un tipo de servicio social, de aportación al desarrollo cultural de los pueblos. Sociedades como Aurora de Calkiní, Paz y Unión, Reyde, Kucab, Círculo Juvenil, Atenea becaleña, El Corazón de Ah Canul, Grupo Brecha, Juntos por Campeche, entre otras, hacen uso de la experiencia de sus asociados, con aportaciones económicas han logrado subsistir y con el deseo de contribuir al progreso  de su lugar de origen, no escatiman tiempo en sus actividades. No basta la voluntad de los directivos, es necesaria la participación activa de los socios para el buen éxito de los planes de trabajo.

 
Baile del 75° Aniversario de la Sociedad "Aurora" (abril de 2002)
 

Desde el siglo pasado, el activismo de las Sociedades Culturales, Deportivas y Coreográficas en el municipio de Calkiní,  ha marcado la pauta de su existencia; por ejemplo, la Sociedad Aurora, desde su fundación el 3 de abril de 1927, se constituyó en referente cultural y deportivo, sus veladas, estudiantinas, obras de teatro, campeonatos de basketbol, bailes de gala y Embajadoras han escrito su propia historia.

Una agrupación más joven, es la Asociación Artística y Cultural Atenea Becaleña; se creó el 4 de abril de 1994. Durante más de una década, ofreció en vivo, a través de XEBAL en el 1470 AM, un programa radiofónico dominical, con la presentación de trovadores, músicos, declamadores, poetas, reseñas históricas y cápsulas informativas. Con motivo de la celebración anual de su aniversario, efectúa festivales artísticos para la comunidad, bailes del recuerdo; sin dejar, por supuesto de presentar a su Embajadora. Este año, ajustará 19 de años de vida y aunque varios de los socios fundadores han partido al viaje eterno, el ánimo prevalece. Actualmente, algunos integrantes e invitados, participan en un programa televisivo local (en TELEMAYA) para deleite de las familias del Camino Real.

Las organizaciones civiles son autónomas en sus planes de trabajo, gracias a la constancia, convicción, voluntad y compromiso por la causa de su origen, conservan sus objetivos y se esmeran por el logro de sus proyectos. Anualmente, cada Sociedad Cultural se esmera en la planeación de las festividades alusivas al Aniversario, una celebración compartida con agrupaciones hermanas, solidarias y unidas por el bien común.  En la primera década de este siglo, todavía permanecen los bailes tradicionales, paseo de estandartes, desfile de embajadoras, el convite y la amistad. Una velada amenizada por las notas musicales de su himno, el ritmo de los grupos musicales: jaranas, pasos dobles, danzones, mazurcas o chachacahá. Para preservar  estos encuentros, es recomendable la participación de jóvenes socios, de esa forma, se inyectará vitalidad a la colectividad, acercándolos a actividades sanas y de entretenimiento.

Cada  agrupación cultural es espacio ideal para la convivencia familiar, una alternativa para el entretenimiento de la juventud y un factor para el desarrollo de las comunidades. Felicidades a la Atenea Becaleña, Aurora de Calkiní y Círculo Juvenil de Dzitbalché, por la proximidad de un aniversario más en la historia de su existencia.

San Francisco de Campeche, Cam. 2 de abril de 2013.

 
Comitiva de la Sociedad "Círculo Juvenil" de Dzitbalché (2003)
 
 
 
Texto: enviado por Teresita Durán Vela, 02/04/2013 // Fotos: Archivo de Santiago Canto Sosa