Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
Columna de Teresita

Calkiní. Legendario pueblo maya

(30 de noviembre de 2011)
 
 

Cada pueblo se distingue por las actividades productivas que realiza, sus costumbres, fiestas populares y tradiciones que al paso de los años, sus habitantes conservan celosamente. Así, encontramos comunidades mexicanas que han sido distinguidas como pueblo mágico, patrimonio de la nación o sitio histórico; según sea el tipo de reconocimiento, pobladores y visitantes, encuentran razones para descubrir la belleza natural o patrimonio heredado de otras épocas.

Calkiní fue territorio del linaje Ah Canul, cuna de hombres y mujeres mayas que se asentaron en tierras peninsulares para hacer florecer su grandeza. La llegada inesperada de los españoles, produjo el ocaso de los descendientes prehispánicos, poco a poco, la colonización, vestida por la evangelización y la castellanización, se fueron extendiendo hacia los grupos poblacionales de aquel entonces, hasta provocar sigilosamente su extinción, surge entonces, el pueblo mestizo, resistente a no perder su herencia ancestral. La cuna de los Ah Canul se transformó, aparecieron otras formas de organización social y de producción; la urbanización cambió el paisaje campirano por casas de grandes puertas, ventanas de herrería, zaguanes, veletas en los patios… así progresivamente, los caminos blancos se modificaron y se construyeron carreteras. Se edificaron iglesias y conventos. La campiña antes y después de la época colonial, se convirtió en imágenes del pasado.

Ante el inevitable transcurrir de Cronos, el avance de aquella tierra maya la impulsó a convertirse en Ciudad. Ese título, otorgado el 30 de noviembre de 1918, continúa siendo motivo de celebración. Ante tal suceso, desde hace 20 años, el Ayuntamiento de Calkiní organiza la Feria Artesanal y Cultural, una gala dedicada a las artes, desde el más noble artesano que moldea el barro, teje sombreros, hasta el escritor sensible que compone versos, relata historias, da música a sus palabras y el pintor que ilumina las noches frescas o atardeceres taurinos de las fiestas patronales. Corona la celebración, la afirmación de la cultura, mediante la creación literaria en lengua maya y español, cuya aportación enriquece al estado de Campeche y la eleva al reconocimiento de sus escritores.

La Feria Artesanal y Cultural es el escaparate para mostrar la creatividad de artesanos y la sencillez de los pobladores. El festejo del aniversario de la ciudad ofrece variedad de eventos y espectáculos, muestra el trabajo de familias emprendedoras y pone al alcance, libros de autores del municipio de Calkiní.

Desde luego, la vaquería no puede faltar. Es una verdadera fiesta del pueblo. Al ritmo de la orquesta jaranera, suenan los timbales, la blancura de ternos y sombreros, reluce en la noche de vaquería; al compás de 3 x 4 o de 6x8, los jaraneros lucen con gallardía; bellas mujeres emperifolladas se pasean con las dianas y zapatean con garbo, engalanando la pista de baile. No hay duda, se trae en la sangre el hechizo maya, pues bailadores y espectadores se emocionan con los Aires del Mayab, el Torito o la angaripola. ¡Qué empiece la vaquería!

La Atenas del Camino Real es un sitio singular. Su pasado está impregnado en cada piedra del convento que envidiosamente guarda siglos. Su presente vive con la algarabía de comparsas, serenatas, gremios religiosos, peregrinaciones, fiestas populares en los barrios, novenarios, ramas y posadas en diciembre. ¡Qué decir de sus sociedades culturales! Todas ellas la distinguen como corazón de la hermandad, pues gracias a la fraternidad de su gente, la convivencia es garante de armonía.

Pasarán los años, el legendario pueblo de Ah Canul continuará esparciendo su riqueza, pregonando sombreros de jipi y palma, huipiles bordados, hamacas, tinajas, cántaros, escobas de huano, canastas, acuarelas, libros, revistas culturales, vaquerías. Ojalá que las familias inculquen a sus pequeños, el amor a la tierra de los abuelos; los educadores motiven a sus alumnos a apreciar lo nuestro, conocer el origen del pueblo, leer a los escritores del municipio, sus personajes y sucesos relevantes que al paso del tiempo, escriben la historia de esta ciudad encumbrada en el norte del estado.

San Francisco de Campeche, Cam. 30 de noviembre de 2011.

 
 
 
Texto: enviado por Teresita Durán, 30/11/2011 // Fotos: Santiago Canto Sosa; varios