Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
Columna de Teresita

Día del Maestro

(12 de mayo de 2011)
 
 

El maestro tiene por tarea esencial el respeto
y el amor a la verdad,
la reflexión personal, el espíritu de tolerancia,
el sentimiento del derecho de la persona y su dignidad”.
Gregorio Torres Quintero

El 15 de mayo, las maestras y maestros de México, celebran su día. La ocasión para que quienes ejercen esa actividad profesional, reciban homenajes, asistan a festivales, participen en convivios, acudan a restaurantes, adquieran estímulos económicos o algunos, hasta diplomas por los años dedicados al servicio de la educación. ¿Esas son las formas de celebrar a los maestros?

La maestra Charito Cuevas Blanco fue homenajeada en la escuela primaria "Pedro Pablo Arcila" donde se jubiló recientemente (12/05/2011)

 

Ser maestro no es cuestión de un juego de cartas o de una rifa entre amigos; se trata de una labor altamente formativa, de carácter humanista. La profesión docente es gratificante cuando los alumnos aprenden y los padres aprecian las enseñanzas; la sociedad reconoce las acciones y el educador siente que la semilla del saber germinará en el corazón y en la mente de tus estudiantes. Cuando reconocen lo que hace, sea el sistema o no. Entonces, vale la pena celebrar y sentirse maestro.

El docente con identidad profesional tiene compromiso consigo mismo, cree que su labor es importante para el crecimiento de sus alumnos, porque ambos son personas inteligentes y ciudadanos de buena voluntad. Eso lo obliga mantener la esperanza y la motivación para trascender, educar, elevar su nivel vital y personal. La vocación de servicio y la proyección social son brújulas que guían el liderazgo, la excelencia y la trascendencia.

Los maestros son el foco de la preocupación nacional y el origen de la solución educativa. La calidad de la educación depende de la calidad moral y profesional de las personas, no de las reformas educativas, programas o herramientas, incluyendo las nuevas tecnologías. Los docentes con alto dominio personal son más comprometidos, poseen mayor iniciativa, tienen sentido amplio y profundo de responsabilidad en su trabajo. Sugiero que cada uno, “abrace un compromiso con su crecimiento personal”. México necesita maestros y maestras con personalidad creativa, que permitan a la mente producir pensamientos (lado izquierdo) y sentimientos (lado derecho); personas críticas, propositivas, responsables y comprometidas con la educación y su profesión.

Felicito respetuosamente a los maestros, por su entrega, dedicación y vocación a favor de los niños y jóvenes; porque con sus enseñanzas, siembran la semilla del saber y con su ejemplo, abonan los valores para el desarrollo armónico de las facultades de los alumnos.

El maestro del futuro será distinto del actual y del pasado, será gestor de aprendizajes significativos, constructor de escenarios, traductor de deseos y aspiraciones de los niños, testigo activo de los valores necesarios y de las utopías de un mundo en transformación.

La educación es un formidable instrumento para contribuir al perfeccionamiento del ser humano; el maestro, el promotor principal de ese perfeccionamiento.

Ya lo dijo Vasconcelos, en un discurso fechado el 15 de mayo de 1924, “Haced de la educación una cruzada y un misticismo; sin fe en lo trascedente no se realiza obra alguna que merezca el recuerdo. El magisterio debe mirarse con fe en una misión propia y en la causa del mejoramiento humano”.

San Francisco de Campeche, Cam. 12 de mayo de 2011.

 
Gloria Eugenia Medina Pérez, maestra que labora en el sexto grado de la escuela primaria "Pedro Pablo Arcila", ubicada en la ciudad de Calkiní (12/05/2011)
 
 
 
Fuente: Texto enviado por Teresita Durán Vela; 12/05/2011 // Fotos: Santiago Canto Sosa; 2011