Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
(5 de diciembre de 2008)
 

Los derechos humanos bajo la lupa

 

Es innegable, el avance alcanzado en el siglo anterior, en materia de investigación científica, áreas del conocimiento como la genética, informática y la economía; sin embargo, aún cuando el desarrollo es una realidad, la fragilidad del crecimiento humano, en términos de principios y valores, calidad de la educación y función de la familia en las sociedades actuales, está determinando serios cambios en los estilos de vida, en todo el planeta; hasta ahora, las políticas de educación y seguridad, atentan contra la dignidad humana y demás garantías individuales.

El tema de los derechos humanos es tópico de discusiones en reuniones internacionales, punto de debate y asunto pendiente de las naciones; hasta hoy, en los albores del siglo XXI, sigue pendiente el respeto a la Declaración de la Convención de los Derechos Universales del hombre; situación que pone en riesgo el desarrollo de la humanidad.

Los problemas de salud y de hambruna azotan varias regiones de África, están desquiciando a organismos; la situación de medio oriente continúa en zona de conflicto permanente, el avance vertiginoso de las redes del narcotráfico en Centroamérica; las prácticas discriminatorias del gobierno de la Unión Americana, el tráfico constante de cubanos, las FARC en Colombia , el aumento de la pornografía infantil y el acelerado crecimiento del problema de las adicciones, ponen en jaque a los gobiernos, pues en todos los casos, lo menos importante es la vida de las mujeres y los hombres.

Tan sólo en México, el secuestro se ha vuelto un asunto de temor, para la sociedad; la impunidad reina en los procesos penales, el empoderamiento de la delincuencia organizada, el tráfico de armas y la piratería procedente de las naciones asiáticas, empeoran la de por sí, crisis que azota a nuestra nación. Con un panorama de tal naturaleza, ¿Qué pasó con los derechos humanos? ¿Dónde quedaron los valores? Y la familia, ¿perdió su función educadora? o ¿las naciones no supieron enfrentar el monstruo de la violencia? Recientemente, llegó a mis manos el libro “Los derechos humanos en el siglo XXI”, una obra editada en 2004, reúne las ideas y propuestas de intelectuales de varias latitudes, personajes que han sido galardonados con el Premio Nobel (Elie Wiesel, Frederik De Klerk, Yaser Arafat, RIgobertahú, entre otros) disertan sobre la necesidad de replantear la concepción de los derechos humanos, aplicar los principios y transformarlos en una realidad.

Uno de los filósofos que colaboró en esa colección de textos, es Boutros Boutros –Ghali, afirma “para que los derechos humanos respondan a los retos de nuestro tiempo, se deben tener en cuenta tres imperativos: universalidad, garantía y democratización”. Los derechos humanos deben ratificarse y actualizar sin demora.

Los desafíos para este milenio, están al orden del día, por una parte, prácticas xenofóbicas, atentados y la situación de los migrantes de todo el mundo: latinos en Estados Unidos, africanos en Europa, indígenas en las metrópolis, chinos en Canadá, etc… un verdadero problema que no se solucionará con muros, será cuestión de voluntad política. Si las cosas continúan ¿en que mundo vivirán las futuras generaciones? En el umbral de este siglo, debemos trabajar sin tregua, en la búsqueda del respeto a la dignidad de los individuos de las diferentes culturas.

San Francisco de Campeche, Cam. 5 de diciembre de 2008.

 
 
Texto enviado por su autora. 5 de diciembre de 2008