Calkiní, 12 de marzo de 2014
 
Claudio Interián Casanova, hombre de trabajo y trovador (1924-2014)

Por Carlos Fernández Canul

 

El martes 5 de febrero del presente año, falleció de manera repentina el Sr. Claudio Interián Casanova, conocido con el mote de “Don Tinto”.

Qué podemos decir de este hombre que se distinguió por su amor al trabajo, responsable, instruido, etc.; además de formar parte del grupo que marcó una época importante en la historia de la trova de esta ciudad.

Claudio nació el 19 de agosto de 1924; sus padres fueron Andrés Interián y Candelaria Casanova; sus hermanos fueron: Dora, Pilar, Adalberto, Claudio, César, Sergio (difuntos), Candelaria, Víctor y Jesús.

Estudió hasta el 3er. Grado de educación primaria en la escuela “Mateo Reyes”, pero no queriendo quedarse atrás estudió por correspondencia cursos como Radiotécnico, Guitarra y otros.

 

Fue un autodidacta, le gustaba prepararse leyendo revistas como Selecciones, cosa que inculcó a sus hijos, pero más que nada el trabajo, la honradez y la responsabilidad.

Contrajo nupcias con Amira Blanqueto Cabrera(*) con quien procreó siete hijos: Candelaria, María Eugenia, Teresa, José, Amira, María de los Ángeles y Claudio.

SUS MÚLTIPLES TRABAJOS Y OFICIOS. Desempeñó muchos trabajos; como ya mencioné, se preparó como radiotécnico, siendo el pionero en montar su taller de reparación de radios, planchas, abanicos, etc. Fue el primero en traer a la ciudad una de los primeros televisores blanco y negro de la marca “Pakarbell” (fue el concesionario de esta marca); ahí se le podía encontrar casi todo el día (su taller funcionó en varios lugares del centro de la ciudad).

PIONERO DE LA PLANTA ELÉCTRICA DE LA CIUDAD. Debido a la preparación que tenía, fue contratado en la plantilla de los trabajadores al iniciar a funcionar la Primera Planta de energía eléctrica de este lugar. En un principio, ocupó el cargo de velador; esta planta se inició a construir el 16 de octubre de 1954, y fue inaugurada el 14 de febrero de 1956, por el Dr. Alberto Trueba Urbina, Gobernador del Estado. (Como Subestación fue puesta en Operación el 6 de agosto de 1981).

Un día que falló uno de los Generadores, el Ingeniero responsable no buscaba qué hacer y don Claudio le dijo: -déjeme ver qué hago-; pronto pudo detectar el desperfecto y apartir de ese momento lo subieron de cargo; fue Operador de Máquinas.

Al paso de los años todo el personal de la planta de luz fue cambiado a trabajar a Chetumal Q. Roo, esto obligó a don Claudio a renunciar a este trabajo. En aquel entonces compró placas de taxis (fue fundador del Sindicato de Taxistas de este lugar), igualmente fue accionista de la desaparecida Gasolinera.

SU AMOR AL TRABAJO Y A LA MÚSICA. Don Claudio nunca tuvo miedo a quedarse sin trabajo, continuó en su taller reparando radios, grabadoras, televisiones, para esto siempre se actualizó con los aparatos modernos que hoy se fabrican. Fue ventero por muchos años de “La bolita”. Una noche, regresando con su motocicleta, tuvo un accidente en la carretera, donde perdió un ojo, y más tarde le trajo consecuencias una enfermedad que lo llevó a la tumba.

LA MÚSICA SU HOBBY. Estudió por correspondencia a tocar la guitarra, alternando con los trovadores de su época como Betún Suárez, Cuco Pacho, Sergio Cuevas, Pepe "Bomba" Escalante, José (Pepe) Fernández, y otros (todos ya desaparecidos), que se dedicaban a llevar serenatas por las noches, a quienes los solicitaban. Fue maestro de música en escuelas de Dzitbalché y Casa de cultura de Calkiní; tocó y formó grupos musicales en Quintana Roo, alternando con  trovadores y músicos de esos lugares.

Fue compositor de bonitas canciones, una de ellas dedicada a Isla Arena. En sus últimos años, disfrutaba de la lectura, y escuchando sus grabaciones que conservaba como un tesoro, viviendo de sus recuerdos y vivencias. Pierde la vida en una clínica de la ciudad de Mérida, Yucatán, dejando un gran legado para su descendencia y la historia de este lugar.

(*) Doña Amira Blanqueto Cabrera fue una entusiasta señora que desde joven formó parte de grupos católicos; le gustaba actuar en comparsas, veladas, grupos de baile, disfrazarse en carnavales, con la animación y de buen corazón humano que siempre la caracterizó (falleció el 19 de octubre de 2013).

Fuentes de información: María Eugenia y María de los Ángeles Interián Blanqueto.

Calkiní, Cam. Febrero del 2014

 
 


Texto y foto: enviados por Carlos Fernández Canul, 12 de marzo de 2014