Inicio de la página
   
Salvador Calán May (1942-1987)
Actualización: 17 de febrero de 2012
Ramón Suárez Caamal
 

Por Carlos Fernández Canul

Nuestro municipio ha sido cuna de grandes artistas; es justo reconocer la labor en que destacan, en cualquier trabajo.

Me avoqué a la semblanza breve de un señor que dejó su huella y recuerdo por su paso en la vida, me refiero a Salvador Calán May, músico, compositor y poeta.

 

Graciliano Salvador Calán May vio la luz primera el 25 de febrero de 1942, en Tepakán, Calkiní, Campeche, de origen humilde y familia numerosa. Fue el menor de cinco hermanos: José Ángel, Gregorio, Florencia, Estanislao y él. Sus padres fueron Eusebio Calán y Juana Francisca May Cob; queda huérfano de madre a la edad de 7 años. Termina la educación primaria en su pueblo natal.

El gusanillo de la música bullía en sus venas, y un día el bien recordado Mons. Gonzalo Balmes(+), párroco de Calkiní, lo escucha tocar y lo invita a venir a la cabecera municipal; en la parroquia comienza a tocar líricamente las misas, rosarios, y novenas del pueblo.

Empezó a juntar lo poco que ganaba, que más tarde le sirvió para continuar sus estudios en la ciudad de Campeche; su maestra de música fue Gertrudis Ancona. De ahí, nuestro personaje diserta en el mundo de la música; funda, junto con su hermano José Ángel la famosa orquesta “Columbia”, la cual alcanza enormes triunfos a nivel local y peninsular; esto hace varios lustros.

Fundó coros católicos como el “Santa Cecilia”. Maestro de música y formador de varios jóvenes, que actualmente se ganan la vida en diferentes grupos musicales. En sus últimos años fue maestro de música (piano y órgano) en la Casa de la Cultura, así como del Jardín de Niños “Dra. María Montessori” de esta ciudad.

Gozaba de la estimación de parte de la sociedad local. Su inconfundible figura de “complexión delgada, portafolio en mano, lentes oscuros y de andar cansado. De igual manera, destacó en la pintura en el género místico.

Indagando sobre su vida, su esposa Pilar Suaste e hijos Guadalupe y Martín informaron que fue autor de varias canciones como: “Mi linda morena”, ”Morenita mía”, “Plaza de toros" (pasodoble); “Himno oficial a Santa Cecilia” (que actualmente se toca en el aniversario de la patrona de los músicos), así como un libro de “Poemas, dichos y consejos”.

Siempre se le vio en el templo parroquial, ocupando su sitio de honor, sentado, tocando su armonio y órgano, acompañando al coro o, a veces, cantando solo, para cualquier misa o evento religioso. Se sabía varias misas como Maya, Moderna y Latín, esta última la interpretaba magistralmente, al igual que la misa Gregoriana que actualmente se pierde en el olvido.

Le cantó y despidió a numerosos difuntos (cruel paradoja del destino, el día de sus funerales nadie le cantó ni despidió). Víctima de diabetes, fallece el miércoles 25 de febrero de 1987, a las 17:20 pm.

Cierra los ojos el compositor, músico y poeta don Salvador Calán May. El órgano y piano han quedado callados; se fue el que le daba vida, ya no se escucha su inconfundible voz, ni enseñará a sus queridos alumnos que con mucha paciencia enseñaba en su hogar y talleres de la Casa de la Cultura.

Uno de sus bellos pensamientos que nos dejó es el siguiente: “El poseer una debilidad, es normal en el ser humano, pero el dominarla para librarse, es lucha de titanes y el que lo logra, merece la admiración de quienes le conocen…”.

Hoy, a 25 años de su partida, le rendimos a través de estas líneas un justo reconocimiento a su trayectoria.

 
 
 

Fuente: Carlos Fernández Canul, enero de 2012. Imagen: diseñada por Santiago Canto Sosa.