Inicio de la página
 
23 de agosto de 2003
Guillermo Pinto Reyes*
 

Guillermo Pinto Reyes: Una vida entregada para la música

Por Elizabeth Espinosa Terán

Una vida para la música fue la del compositor campechano Guillermo Pinto Reyes, sus 77 años entregados a escuchar, estudiar, interpretar, componer y enseñar. Nació el 22 de Diciembre de 1920 en la entonces villa de Dzitbalché, hijo de Don Rafael Pinto Castro y Araceli Reyes Ancona. Tuvo además un hermano menor llamado Oscar.

*Su verdadero nombre era William.
 

Su talento fue reconocido desde muy joven lo que le valió una beca del Arzobispo de Yucatán Exmo. Dr. Don Martín Tritschler y Córdova, para que continuara los estudios de piano que había comenzado en Mérida con el maestro José Ma. Rubio Milán, en la Escuela Superior de Música Sagrada en Morelia.

EN 1942 obtuvo la Licencia en Canto Gregoriano; un año más tarde el Magisterio en Composición y finalmente, tras un examen realizado en 1950 en San Luis Missouri, la Licenciatura en Órgano y un certificado Honoris Causam como maestro de capilla por el Gregorian Institute of America.

La etapa que pasó como estudiante en Morelia fue fundamental en su vida, no sólo por la sólida formación adquirida, sino porque afirmó una serie de convicciones personales sobre la música y sobre la religiosidad; es por ello que gran cantidad de obras compuestas en ese periodo y hasta el final de su vida son de carácter religioso. Una influencia importante fue la de Miguel Bernal Jiménez, su maestro de composición y promotor activo en su carrera como organista. Ejemplo de ello fue la designación de Pinto Reyes como solista para el estreno de su Retablo Medieval, Concertino para órgano y orquesta acompañado por la OSN, así como la dedicatoria de la Fantasía Scherzo para órgano estrenada en su examen profesional.

 

Después de una corta temporada en León, Gto., en donde dio clases y trabajó como organista, fue becado de nueva cuenta, esta vez para ir a Francia a continuar su formación de organista con Marcel Dupré y con la muy prestigiada maestra de composición Nadia Boulanger. Pasó en el viejo continente alrededor de 10 años, principalmente en Francia, Suiza y España. En éste último país contrajo nupcias con la química Margarita Gil y tuvieron una niña a la que llamaban cariñosamente Magaluz.

 
Guillermo Pinto dando clases
 

En la década de los sesenta regresó a nuestro país y después de una estancia en la Ciudad de México, en donde trabajó y compartió una estrecha amistad con el Pbro. Efrén López Cruz, volvió a León invitado por el Padre Silvino Robles para dar clases en la recién fundada Escuela Superior de Música Sagrada de la Diócesis de León. Desde ese momento y hasta su muerte realizó una labor pedagógica importantísima en el bajío, pues la mayoría de los mejores músicos actualmente activos en la región fueron sus alumnos.

A partir de 1976 inicia su etapa creativa más importante, hizo a un lado su actividad como intérprete y dedicó su tiempo y energía a componer y enseñar. La mayoría de las obras que se le han grabado e interpretado provienen de ese periodo. Debido a que consideraba a sus obras casi como a seres vivos susceptibles de desarrollarse y perfeccionarse en todo momento, no acumuló en su catálogo una gran cantidad de ellas; pero quedó satisfecho con muchas de estas que son de gran calidad, muestran una técnica sólida y son muy expresivas.

Su producción es corta, alrededor de 70 composiciones, y variada tanto en estilo como en temática y dotación.

En su última década de vida obtuvo varios reconocimientos por su trayectoria como organista, compositor y pedagogo. Obtuvo la Beca de Creación Artística del Fondo para la Cultura del Estado de Guanajuato por la obra Tata Cristo de Paja. Sus últimos años los dedico a dar clases en la Escuela de Música de la Universidad de Gto. y a revisar sus obras. Se han realizado desde entonces a la fecha varios conciertos homenaje. Murió en 1997 dejando una importante escuela y muchas composiciones dignas de ser difundidas y apreciadas y sobre todo un profundo respeto y cariño en todas aquellas personas que lo conocieron.

 
 
Notas biográficas y fotos enviadas, desde el estado de Guanajuato, por Elizabeth Espinosa Terán, quien informa que el verdadero nombre de Pinto Reyes era William.
 

Volver