Inicio de la página
 
 
Felipe González Quintal
Actualización: 14 de diciembre de 2011
 

Felipe de Jesús González Quintal nació el 5 de febrero de 1933, en Maxcanú, Yucatán; último de cuatro hermanos: Narcisa Josefina, Mariano Domingo, Juan Antonio y él, hijos de Antonio González Suárez, originario de Tekit, Yucatán, y Crescencia Quintal Pérez, de Maxcanú.

A los seis años de edad, llegó a Calkiní, donde estudió con la maestra Rosita Castilla Sosa, hasta el tercer grado; el 4° lo cursó con Ramón Berzunza Herrera; 5° y 6°, con el maestro Florentino Encalada.

Felipe "Pilín" González (26/11/2011)
 
En posición de fildeo
 

Felipe tenía 14 años cuando egresó de la primaria. Al no haber escuelas secundarias, y con la frustración de no poder estudiar para telegrafista, entró a trabajar en la tienda de abarrotes y miscelánea de su padre.

“Pilín”, como cariñosamente le llaman, comenzó a practicar el béisbol en la plaza, y el básquetbol en el local de la sociedad “Aurora”. Cuenta que Carlos “Morcillón” Arcila trajo el softbol a esta ciudad; por lo que hubo “buenos campeonatos” de la pelota blanda en el “cerrito” y en la plaza.

Gonzalo Rodríguez lo veía jugar béisbol durante las tardes, y lo llamó para probar suerte con la novena “Aurora Juvenil”, en la que participaban José Elías Dáger, Taurino Ortiz, Manuel Medina, Vidal Puch, Rosalino Cardona y Miguelín Cuevas, entre otros.

 
Felipe, en la caja de bateo en un partido realizado en el campo de la colonia Fátima (década de 1960)
 

En 1948-1949 comenzó a foguearse en la tercera base, con el “Aurora”, en el que estaban Enrique Blanqueto, Hugo y Genaro Alpuche, Wilberth Chi, Fabián Loeza, José Herrera, Víctor Interián, José Carvajal, Vidal Puch, Eddie Estrada y Manuel Medina.

Recuerda que al desaparecer el “Aurora”, Fernando Tun formó el equipo “Sombreros Regionales”, y contrató a varios elementos auroristas, además de Gaspar Millán, Román Can, Pedro González, Celso Rodríguez, Manuel Cuevas, Manuel Avilés, un jugador de apellido Linares, y como mánager a Isauro Sosa.

Felipe contrajo matrimonio en 1955, con Eugenia Vidalina Estrada Flores (ya fallecida), con quien procreó a Felipe Antonio, Josefina del Socorro, Martha Eugenia, Milton Alberto, Juan Carlos y Flavio Moisés.

 
Felipe (primero de arriba), con el equipo "Narciso Negro", en el "cerrito" (enfrente de la parroquia)
 

Milton, conocido con el sobrenombre de “Tico”, fue un pelotero que destacó en la región con “Junior Star”, “Cafés” de Calkiní, Champotón, y varios más; desafortunadamente, pereció en un accidente carretero en 1993.

González Quintal, a quien también apodan “El manchado” (por una gran mancha que tiene en el rostro), practicó el béisbol durante 41 años (de los 14 a los 55 años de edad), y estuvo en la selección de básquetbol (abandonó esta rama a la edad de 18 años).

En la pelota caliente vio acción en diversos equipos de la región: “Vitalizadora Saravia”, “Agua de Coyame”, “Centro Social Carta Blanca”, “Cabalán Macari” de la Joya”, “Universidad de Campeche”, “Círculo Juvenil” de Dzitbalché, “Narciso Negro” y “Cafés” de Calkiní, entre otros.

 
En compañía de su hijo Milton, con los Cafés, en un juego efectuado en la colonia Fátima (1975)
 

También participó en ligas de Yucatán, Quintana Roo y Tabasco: “Ayuntamiento de Halachó”, “Espigas de Oro” de Maxcanú, “Camisería Canul” de Chetumal, Balancán y El Triunfo. En ocasiones, coincidió con Samuel Uc, un deportista becaleño.

“Pilín”, quien trabajó en su ferretería que abrió a finales de la década de 1970 y cerró en los principios del tercer milenio, fue integrante de la sociedad “Aurora”, secretario del Ayuntamiento de Calkiní (en 1980-1982), presidente del patronato de mejoras de la Parroquia San Luis Obispo (hace 20 años), y participó en comparsas que organizaba Ana Mélida Mijangos en el carnaval de Calkiní.

Ha recibido varios reconocimientos de parte de autoridades municipales e instituciones deportivas.

 
"Pilín" y Samuel Uc, como jugadores, y al recibir el reconocimiento del Ayuntamiento (década de 1990)

 

 
 
Fuente y fotos: Felipe González, noviembre-diciembre de 2011 / Fotos: Santiago Canto Sosa