Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 
(30 de enero de 2007)
 

Emancipación política de Campeche. Un rumbo diferente para el futuro / Teresita Durán Vela

 

La erección del estado de Campeche, fue sin lugar a dudas, un hecho histórico de gran importancia en aquella época; de gran relevancia en la actualidad. En el año de 1857, Don Pantaleón Barrera (apoyado por Don Santiago Méndez), Don Liborio Irigoyen (postulado por la juventud liberal de Campeche), Don José Dolores Zetina y Don Pablo Castellanos, eran aspirantes a la gubernatura de Yucatán. El triunfo de Pantaleón Barrera, provocó rebeliones en varios puntos de la península; la de mayor impacto, fue la encabezada por la juventud campechana de filiación liberal, figuraban como jefes de ese movimiento: Pablo García, Tomás Aznar Barbachano, Pedro Baranda, Leandro Domínguez, Irineo Lavalle, Perfecto Baranda, Francisco Carvajal, José garcía Poblaciones, entre otros; quienes valientemente enfrentaron las tropas enviadas por D. Pantaleón Barrera.

Fue precisamente, la noche del 6 al 7 de agosto, cuando un numeroso grupo de ciudadanos, impulsados por el descontento y el resultado de las votaciones para gobernador de Yucatán, decidieron iniciar el movimiento político para logar la emancipación de Campeche de Yucatán. Después de años de lucha, por la soberanía del territorio campechano, el 3 de mayo de 1858, los representantes de Campeche (Nicolás Dorantes Ávila y José García Poblaciones) y de Yucatán, (Alejandro García , José Antonio Cisneros y Nicanor Rendón), redactaron un convenio de división territorial en que se fijaron los límites comunes, quedando Bécal en territorio campechano. Dicho convenio, fue ratificado en Mérida, el 11 de mayo del mismo año y el 15 por Campeche.. Consecuentemente, la Junta de Gobierno, decretó el 18 de mayo de 1958, la erección del estado de Campeche, reconociendo como primer gobernador al Lic. Don Pablo García y como Jefe de armas a Don Pedro Baranda y Quijano. En su momento, el Presidente Juárez, ratificó el convenio de división territorial. Con la intervención del Presidente de la República , se aprobó el Decreto, mediante el cual se erigió el Estado de Campeche, y el 29 de abril de 1863, se incorporó al texto constitucional, la existencia de Campeche.

Dejar de ser una provincia de Yucatán, para convertirse en una entidad federativa, fue el principal reto de los campechanos de mediados del siglo XIX. La declaración del estado libre y soberano de Campeche, fue un paso importante en la existencia de un pueblo con identidad; sin embargo, a 150 años del inicio de ese movimiento, acertadamente el Gobierno Constitucional del Estado, ha declarado “ 2007. 150 aniversario del inicio de la emancipación política del estado de Campeche ”, un gran acontecimiento en la vida de una tierra maya, de hombres y mujeres perseverantes, con sueños y esperanzas, para un desarrollo democrático; pero con una deuda pendiente, en educación, salud y crecimiento económico.

Celebrar 150 años de soberanía, equivale a un compromiso por hacer de esta entidad federativa, una región próspera; con vastos recursos naturales, generadores de riqueza, cuya explotación irracional, conlleva al desequilibrio socioeconómico y en consecuencia, a un crecimiento lento, no equitativo entre los sectores productivos.

La constitución política del estado de Campeche y la ley orgánica de los municipios, son documentos rectores de la vida y desarrollo de nuestra entidad; los antecedentes del estado y el origen de su emancipación, son motivos de gran valor, para celebrar 150 años de soberanía política y territorial; más de un siglo de negociaciones políticas, cambios ideológicos y proyectos, cuya influencia, impulsa paulatinamente, el desarrollo de políticas públicas, para la satisfacción de necesidades en las comunidades más apartadas de las cabeceras municipales del sur de la entidad o de los grupos indígenas de la región Chenes y del Camino Real.

Más allá, de la celebración propuesta por el ejecutivo del estado, bien vale la pena, reflexionar, sobre los conceptos de libertad y soberanía. Si bien, en ceremonia protocolaria efectuada en el Circo-teatro Renacimiento, el 29 de enero del presente, se nombró Comité Honorario y Consejo Consultivo, para las celebraciones de aniversario de la emancipación política; debe ser motivo especial, para todas las esferas sociales e institucionales, el fortalecimiento de la identidad campechana, la pertenencia a la federación y la solidaridad, de los municipios y estado vecinos, para sentirnos orgullosos de nuestras raíces; comprometidos a defender los ideales democráticos y trabajar con responsabilidad, por el futuro del Campeche de este siglo.

El futuro de nuestro estado, depende en gran medida del presente; de la corresponsabilidad de ciudadanos y gobernantes, de un proyecto integral del estado; cuya misión, apunte al mejoramiento de las condiciones de vida de la población, con escuelas y servicios de salud; con políticas de crecimiento económico, basadas no sólo, en actividades primarias como la pesca, ganadería, apicultura o agricultura, sino en ofertas para la industria y el turismo.

Si bien este año, celebraremos 150 de emancipación política; celebremos también, el compromiso de hacer del Campeche de hoy, un estado con libertad ideológica; sigamos el ejemplo de Pablo García y Montilla, Justo Sierra Méndez, Tomás Aznar Barbachano, Pedro Baranda y Benito Juárez, como luchadores genuinos, en la búsqueda de la democracia; motivados por el amor a la tierra y el pasado de injusticias e imposiciones políticas, en un estado de derecho y paz social.

La grandeza del estado de Campeche, es resultado de procesos políticos y sociales; transformaciones ideológicas, impulsadas por el coraje y entrega de sus hijos liberales y emprendedores; quienes hicieron posible el estado libre de Campeche. Un pasado de lucha, convertido en presente de gloria y soberanía.

San Francisco de Campeche, Cam. 30 de enero de 2007.

 
 
Texto enviado por su autora desde San Francisco de Campeche; 30 de enero de 2007